Las estrellas están en el cielo; los sueños, no lo sé

Hace tiempo, para expresar mi estado de ánimo usaba la frase de una canción: “Las estrellas están en el cielo; los sueños, no lo sé, sólo sé que son pocos los que se cumplen?. Después de un embarazo ectópico y tras varios intentos fallidos en Italia, mi sueño se hizo realidad después del segundo ciclo de embriodonación, gracias a vosotros y a los donantes de mi hermoso niño, que nació en abril de 2011. Ahora tiene tres años y medio y sólo puedo decir que es toda mi vida, que ha trastocado mi existencia de forma positiva y que lo sentí 100% desde el momento en que llegó a mi útero. Tiene mucho de mí: el carácter, los ojos… ¿Qué más puedo decir? Es un niño muy inteligente y muy despierto, pero ya se sabe: cada niño lo es para su madre, ¡pero el mío realmente lo es!

Gracias de corazón desde Venecia.

(Venecia, noviembre de 2014)