La dieta puede ayudarnos en el proceso de embarazo (01/04/16)

En un proceso de embarazo hay muchos factores que influyen en el éxito final y uno de ellos es la alimentación. Los expertos aseguran que con nuestra dieta podemos aumentar las probabilidades de que una mujer se quede embarazada

En un proceso de embarazo hay muchos factores que influyen en el éxito final y uno de ellos es la alimentación. Los expertos aseguran que con nuestra dieta podemos aumentar las probabilidades de que una mujer se quede embarazada.

“Lo que comemos afecta a la sangre, las células y el sistema hormonal y por eso es importante fijarnos también en la dieta”, explica la doctora Veronique Moens, de Institut Marquès.

El alcohol no es un buen compañero de la fertilidad, aunque todavía no hay informes concluyentes, como tampoco lo es la cafeína, que estrecha los vasos sanguíneos y ralentiza la circulación de la sangre hacia el útero dificultando así la implantación del embrión. Menos de 500 ml de café no son un obstáculo para concebir un hijo, pero es conveniente eliminar la cafeína cuando hay dificultades para quedarse embarazada o cuando hay que recurrir a una FIV.

Hay algunos alimentos contraindicados como el ceviche, el sushi y los mariscos ahumados.

La listeriosis es otra amenaza en el proceso de embarazo, ya que puede provocar abortos espontáneos si se produce en el primer o segundo trimestre. Esta infección proviene de una bacteria que se encuentra en alimentos contaminados, siendo más frecuentemente productos cárnicos precocinados (carnes que se venden listas para consumir), quesos blandos y productos lácteos no pasteurizados. 

Algunos alimentos están recomendados

Pero no todo son trabas alimentarias, también hay productos que propician tener éxito. Los alimentos ricos en sustancias nutritivas, como por ejemplo los granos integrales, son uno de ellos, aún más en el caso de las mujeres que tienen ovarios poliquísticos. Son más aconsejables que los carbohidratos refinados porque éstos, en el proceso de elaboración, pierden hasta 17 nutrientes, entre los que hay los antioxidantes, la vitamina B y el hierro.

La fruta y la verdura, gracias a la sobreabundancia de micronutrientes, y los ácidos grasos omega-3 también favorecen la gestación. El pescado es una buena fuente de omega-3, aunque hay que vigilar con la cantidad que ingerimos por su posible contenido elevado en mercurio, lo que hace aconsejable evitar el atún claro enlatado, el pez espada, el blanquillo, el pez sierra, los filetes de atún, el tiburón, el pez emperador, la caballa, el marlín y el mero. 

Los hombres también pueden mejorar su calidad de espermatozoides

¡Pero no todo está en manos de la mujer! Ya explicamos que comer bayas y cítricos ayuda a prevenir la disfunción eréctil, y también hay alimentos que favorecen un mejor rendimiento de los espermatozoides. Los antioxidantes, como por ejemplo la vitamina C, estimulan su movimiento, con especial notoriedad en los casos de los fumadores. ¡Un vaso de zumo de naranja cada mañana es beneficioso! El ácido fólico y el zinc, que entre otros alimentos lo encontramos en el pollo, ayudan a controlar el volumen de semen.