¿Cómo afecta la edad en la fertilidad del hombre?

Cada vez es más frecuente que hombres de más de 45 años deseen ser padres. Sin embargo, con la edad la calidad del esperma puede decrecer, provocando una disminución de la fertilidad natural

Grandes personajes de la historia como Chaplin, Picasso o Anthony Quinn fueron padres con más de 60 años. Por eso existe la idea generalizada de que la edad del varón no afecta a su capacidad reproductiva, o al menos no de la misma manera que en el caso de la mujer, en la que la edad es un factor determinante.

Con los grandes cambios sociales producidos en las últimas décadas, como el retraso de la maternidad o las segundas parejas en hombres mayores con mujeres sin hijos, cada vez es más frecuente que hombres de más de 45 años deseen ser padres. Sin embargo, con la edad la calidad del esperma también puede decrecer, provocando una disminución de la fertilidad natural.

Además, el daño en el material genético contenido en los espermatozoides también se incrementa con la edad y esto puede ser causa de enfermedades en los hijos. Estudios genéticos en grandes poblaciones han demostrado que los hijos nacidos de padres de edad avanzada presentan más anomalías (autismo, esquizofrenia y otros problemas) que los nacidos de padres jóvenes. A todo ello hay que añadir la disminución de la calidad del semen observada especialmente en países industrializados.

¿Qué otros factores influyen en la calidad del semen?

Los llamados disruptores endocrinos, especialmente los disruptores estrogénicos, son algunos de los factores que interceden en la capacidad reproductiva del varón. Se trata de sustancias químicas sintetizadas por el hombre en las últimas décadas y de uso habitual en la industria, agricultura y en el hogar y que en el organismo humano actúan como estrógenos. En una mujer embarazada, este aumento de su nivel de estrógenos puede hacer que traspase al embrión niveles demasiado altos de esta hormona, que pueden afectar al desarrollo de los testículos durante la fase embrionaria y comportar en un futuro, entre otros, problemas de fertilidad.

Institut Marquès ha realizado varios estudios sobre la calidad de semen de los varones españoles. En estas investigaciones se observó que la calidad seminal era más baja en las ciudades más industrializadas. En Tarragona peor que en Barcelona, y en Barcelona peor que en La Coruña. Posteriormente, en otro estudio con muestras de todo el Estado español, se vio que más de la mitad de los jóvenes españoles tienen una calidad del semen inferior a lo que la OMS considera normal.

Aun así, como explica el Dr. Ferran García, jefe de Andrología de Institut Marquès, “no debemos pensar que nuestra especie está en peligro de extinción por la disminución de la calidad seminal de los varones. Además, actualmente existen técnicas de reproducción como la microinyección espermática intracitoplásmica o ICSI en las que sólo se necesita un espermatozoide viable para poder fecundar al óvulo. Por tanto, para ser padre biológico no son necesarios millones de espermatozoides, al menos en reproducción asistida”.

El Dr. Ferran García añade que “esto es válido especialmente cuando utilizamos óvulos de mujeres jóvenes, ya que estos tienen la capacidad de reparar algunas de las anomalías del espermatozoide (alteraciones del ADN). En cambio los óvulos de mujeres de más de 38 años han disminuido o perdido esta capacidad de reparación”.

Hay otros factores que pueden afectar a la fertilidad masculina, como algunos antecedentes médicos (determinadas malformaciones congénitas que afecten a los genitales, enfermedades de transmisión sexual, varicocele o mal desarrollo en la pubertad, entre otros).

El calor intenso también puede afectar a la calidad del semen y a su capacidad reproductiva, siempre y cuando se produzca de manera muy continuada. Varios estudios han demostrado que algunas profesiones que comportan trabajar a una temperatura elevada pueden provocar una reducción de espermatozoides. Pero afortunadamente el organismo tiene su propio mecanismo de autoregulación en caso de estar expuesto a un aumento de temperatura producido en un corto plazo de tiempo.

consulta-tu-caso