Presentamos en la SEGO nuestro estudio sobre la fertilidad en pacientes que han sufrido un cáncer

Institut Marquès ha estado presente en el 34º encuentro de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia que se celebra en Oviedo. En él hemos presentado los resultados de nuestra Unidad de Consejo Reproductivo para pacientes oncológicas

Institut Marquès ha estado presente en el 34º encuentro de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia que se celebra en Oviedo. En él hemos presentado los resultados de nuestra Unidad de Consejo Reproductivo para pacientes oncológicas.

Esta Unidad tiene como objetivo orientar a las pacientes que han sufrido un cáncer sobre sus posibilidades de ser madre una vez finalizado el tratamiento oncológico y está formada por expertos de diferentes especialidades. Este equipo multidisciplinar analiza cada caso y decide el tratamiento reproductivo a seguir y el momento adecuado para realizarlo.

El Dr. Carles Catllà, ginecólogo y miembro de la Unidad, afirma que “muchas de estas mujeres podrán tener un hijo si ya han finalizado con éxito el tratamiento de quimio, radioterapia o cirugía, pero es imprescindible que su caso sea estudiado por un equipo multidisciplinar como el nuestro. Sólo así podemos afirmar que ser madre después de un cáncer es seguro.”

El 89% de las pacientes evaluadas de momento por la Unidad especializada de Institut Marquès se consideraron aptas para iniciar un proceso reproductivo. De ellas, el 82% han conseguido un embarazo mediante diferentes tratamientos y 7 de cada 10 han sido madres en menos de dos años desde que realizaron la consulta.

Es lo que han observado los expertos de Institut Maqruès, que de momento ya ha realizado un seguimiento de dos años en pacientes oncológicas que consiguieron embarazo.  Todas ellas siguen sanas, es decir, no han presentado una recurrencia de la enfermedad.

Los tratamientos reproductivos que han seguido estas pacientes han sido: Fecundación in Vitro (3’9%), donación de embriones (11’7%) y donación de óvulos (el 84%). Sólo el 10% de las mujeres que iniciaron tratamiento reproductivo habían vitrificado sus óvulos antes del tratamiento oncológico.

La media de edad de estas pacientes es de 40 años, y el tipo de cáncer más común es el de mama (35%), seguido de hematalógicos como leucemia o linfoma (29%) y el de ovario (14%). En el momento en que solicitan consejo para ser madres, han transcurrido una media de 8 años desde que se les diagnosticó la aparición de un cáncer.

Las pacientes que no han podido empezar un proceso reproductivo (el 10% de las mujeres evaluadas) se debe a que aún no han finalizado el tratamiento oncológico, a la edad (superior a 50 años) o a un problema de obesidad mórbida.

En caso de denegación de tratamiento reproductivo, se informa a la paciente de las pruebas diagnósticas o los tratamientos oncológicos a seguir, antes de volver a realizar una nueva solicitud para quedarse embarazada.