Cómo puede afectar la infertilad a nuestro estado emocional

Este año el Día Mundial de la Salud está dedicado a  la depresión.La ansiedad o incluso algunos síntomas leves de depresión también pueden tener relación con la infertilidad.

Este año el Día Mundial de la Salud está dedicado a  la depresión, una enfermedad que puede estar provocada por diversos factores y que, según la Organización Mundial de la Salud, afecta a 300 millones de personas en todo el mundo.

La ansiedad o incluso algunos síntomas leves de depresión también pueden tener relación con la infertilidad. Cuando una pareja recibe un diagnóstico en este sentido, pueden aparecer problemas emocionales que comprometan su bienestar, su estado de ánimo y su autoestima. En algunos casos es necesario pedir ayuda psicológica para tomar conciencia del problema y poder afrontar positivamente un tratamiento de reproducción asistida.

Tal y como explica la Dra. Marisa López-Teijón en su libro ¡Quiero quedarme embarazada ya!, “las mujeres que tienen problemas de fertilidad pueden sentirse solas, tristes y desorientadas cuando reciben el diagnóstico. Por eso es muy importante que escojan un buen centro, con un buen equipo de expertos que les asesore y les acompañe durante todo el tratamiento. No sólo desde el punto de vista médico, sino también emocional”

La directora de Institut Marquès añade que “también es importante implicar a la pareja, ser positiva, mantenerse ocupada y recordar que el 95% de las mujeres que reciben tratamiento de esterilidad consiguen ser madres”. Para sobrellevar el estrés que puede causar la infertilidad y la fase de tratamientos para solucionarlo, otro de los consejos que dan los expertos es cuidar la relación de pareja, compartiendo los sentimientos y emociones (negativas y positivas) que se puedan generar en cada momento.

Los momentos más duros

Una vez se inicia el tratamiento de reproducción asistida, dos de los momentos de más estrés aparecen durante la fecundación y evolución del embrión en el laboratorio y después de su implantación, mientras se espera el resultado de la prueba de embarazo (beta-espera).

Para hacer esta espera más tranquila y reducir la ansiedad de todos los pacientes, en Institut Marquès hemos desarrollado una serie de investigaciones que han dado como resultado dos dispositivos innovadores: el Embriomóvil y Babypod.

El Embriomóvil es una aplicación que hace posible que los futuros padres puedan “entrar” en el laboratorio de fecundación in vitro y contemplar sus embriones en directo desde su domicilio o cualquier otro lugar, con total transparencia y tal y como lo hacen los propios embriólogos, desde el momento de la fecundación y hasta su transferencia al útero materno cinco días después.

Babypod es un dispositivo capaz de emitir sonido desde la vagina de la madre. En un estudio de Institut Marquès se comprobó que, usándolo durante la beta-espera, las mujeres reducían su ansiedad y se sentían más tranquilas e incluso más optimistas, porque tenían “la sensación de estar haciendo algo útil para contribuir al correcto desarrollo del embarazo”.