Fimosis

¿Qué es?

La fimosis es la dificultad o imposibilidad de retraer el prepucio o piel que recubre el glande (parte final y más ancha del pene), por debajo de éste. En los recién nacidos se considera fisiológica o normal, hasta más o menos los dos años de edad. Si a los 3 años de edad no se puede retraer la piel para descubrir el glande ya no se considera una situación normal. La fimosis a esta edad no obliga necesariamente a su intervención quirúrgica, salvo que se produzcan infecciones de la piel (balanopostitis) o de orina.

En algunos casos la fimosis puede desaparecer con el paso de los años y el crecimiento al hacerse la piel más elástica. A partir de los 7 u 8 años el glande debería quedar totalmente descubierto para facilitar su higiene y, más adelante, poder tener erecciones sin dificultad y relaciones sexuales satisfactorias. De lo contrario en la edad adulta podría impedir o dificultar las relaciones sexuales por dolor.

¿Cómo se trata?

Hasta los 3 años pueden realizarse ejercicios diarios que consisten en bajar la piel del prepucio aprovechando el baño diario. La piel siempre se debe retirar con suavidad para que no sangre ni se formen cicatrices que cerrarían aún más el prepucio. A partir de los 3-5 años se puede añadir una crema de corticoides para dar mayor flexibilidad a la piel del prepucio y evitar así la operación.

La intervención quirúrgica de la fimosis consiste en eliminar el prepucio para dejar el glande al descubierto. Se suele realizar alrededor de los 7 años de edad aunque puede realizarse antes si el niño presenta obstrucción o dificultad para la salida de la orina con infecciones de orina de repetición o infecciones de la piel. La operación es muy sencilla; en el niño se aplica una sedación general muy superficial y anestesia local, en el adulto es suficiente con la anestesia local.