Pene pequeño

A algunos padres les preocupa que su hijo tenga un pene demasiado pequeño: ven que el niño va creciendo pero el tamaño de su pene se mantiene prácticamente igual.

Temen que esto pueda dañar su autoestima y sexualidad, sobre todo al entrar en una época de altibajos emocionales e inseguridad ante la propia imagen como es la adolescencia. Para un niño, pensar que su pene es pequeño puede ser motivo de complejo para el niño, sobre todo si sus amigos o compañeros de colegio hacen algún comentario o se comparan entre ellos en los vestuarios. Por eso muchas veces tiene miedo a desnudarse en público no quiere hacer deporte, y es entonces cuando los padres sospechan que hay un problema.

Es importante consultar al andrólogo y abordar el tema desde las primeras dudas. Actualmente existen tratamientos efectivos a base de testosterona que pueden corregir estos casos siempre que el especialista lo indique.

¿Cuánto mide un pene normal y cuándo hablamos de micropene?

El pene de un niño al nacer debe medir en torno a 3.5 cm (entre 2.6 y 5,1 cm como límites inferior y superior de normalidad) Hablamos de micropene cuando es menor de 2.6 cm, aunque no debe confundirse con el falso micropene o pseudomicropene (pene enterrado en la grasa púbica, pene palmeado, pene atrapado dentro del escroto, etc).

¿Por qué se producen los casos de micropene?

La diferenciación de los genitales externos se produce entre la sexta y la octava semana de gestación. En ese momento, las gónadas indiferenciadas evolucionan a testículos en respuesta a una serie de hormonas necesarias para el desarrollo de los genitales externos.

Si durante esta etapa del desarrollo embrionario se produce un déficit hormonal, ello podrá dar lugar a un feto con genitales ambiguos o con micropene.

¿Cuánto crece el pene de un niño a lo largo de la infancia?

Hasta que el niño cumple once años, la longitud de su pene tiene muy poca variación. A partir de los doce años, cuando comienzan los cambios puberales, el pene duplica su longitud; los límites inferior y superior de normalidad se multiplican por cuatro. En la adolescencia temprana, entre los 10 y 13 años, el tamaño debe valorarse según la edad ósea y no por la edad cronológica.

¿Cómo se diagnostica un micropene?

El andrólogo es el médico especializado en diagnosticar un caso de micropene. El diagnóstico se basará en un criterio anatómico y en la medición de la longitud con el pene estirado. Para hacerlo se debe tomar el pliegue del glande entre el pulgar y el índice y tirar suavemente. Con la otra mano se sostiene una regla rígida a lo largo de la superficie dorsal, deprimiendo a la vez la grasa púbica, para medir desde la base del pene hasta el extremo del glande. Una vez recogida la medida de la longitud se compara con los valores normales.

Otras pruebas que se realizan son un cariotipo y la medición de los niveles hormonales de FSH, LH y testosterona. En algunos casos pueden ser necesarias otras determinaciones hormonales.

¿Cómo se tratan los casos de micropene?

No existe un único tratamiento: algunos casos requieren un tratamiento endocrinológico específico, y otros no pueden tratarse.

Cuando existe hipogonadismo se recomienda administrar una serie de inyectables intramusculares de testosterona cuya dosis varía según la edad. Otra opción es la administración de pomadas de testosterona durante tres semanas. Hay que tener en cuenta que los tratamientos con testosterona no son efectivos si la causa es la insensibilidad a los andrógenos.

El tratamiento quirúrgico no está indicado, salvo para la corrección de malformaciones testiculares o de la uretra que pueden estar asociadas.

¿Qué es el falso micropene?

Se trata de un pene de tamaño normal que está enterrado u oculto por la grasa prepúbica, normalmente debido a la obesidad. Resulta evidente en la exploración física y no requiere ningún tratamiento. Al adelgazar el niño, y sobre todo con el desarrollo puberal, el pene recupera su tamaño normal.

En otros casos, sin embargo, la piel prepucial se encuentra fijada al cuerpo del pene y eso produce la falsa apariencia de un micropene. Son niños sin obesidad ni exceso de grasa púbica, que han tenido fimosis o que han sufrido algún episodio de balanitis, cuya consecuencia es la retracción de la piel prepucial y el enterramiento del pene. Es importante reconocer estos casos, puesto que la circuncisión aislada suele agravar el problema, mientras que el tratamiento quirúrgico sí está indicado.

¿Qué es el pene palmeado?

Es otra anomalía del pene infantil que a menudo también se da entre los adolescentes y adultos. Se trata de una disposición anómala de la piel escrotal, que se fija en la cara inferior del pene. La cara superior del pene es normal, pero a nivel inferior parece más corto y ello puede además dificultar el acto sexual en la edad adulta. La corrección es relativamente sencilla mediante una pequeña cirugía a nivel del pliegue escrotal.

¿Qué debo hacer si sospecho que mi hijo tiene un pene demasiado pequeño para su edad?

Cuando existe un motivo de preocupación, consultar al especialista siempre es conveniente, aunque sea para descartar un problema médico y tranquilizar a la familia. En Institut Marquès disponemos de una unidad de Andrología orientada a los trastornos del pene. Nuestros andrólogos estudiarán el caso y le informarán del tratamiento que proceda, en caso de ser necesario.