Estimulación mecánica ovárica en pacientes con menopausia precoz

El fallo ovárico y la menopausia precoz afectan a un 1% de las mujeres en edad fértil. La desaparición de la función hormonal y disminución de la reserva ovárica limita las posibilidades de embarazo con óvulos propios. Por eso, la mayoría de estas pacientes recurren a la fecundación in vitro con óvulos de donante para ser madres. Para estas mujeres ahora existe un método experimental basado en la estimulación mecánica que les permite ser madres con sus propios óvulos.

Es importante conocer la reserva ovárica de una mujer, es decir, la cantidad de óvulos por ciclo que puede desarrollar en un momento determinado de su vida. Para ello es necesario realizar dos pruebas. Primero, una ecografía transvaginal en los primeros días de ciclo con Recuento de Folículos Antrales (RFA). Posteriormente, en cualquier momento del ciclo ovárico, se realiza determinación analítica de la Hormona Antimuleriana (AMH). Un valor anormal de la hormona antimuleriana puede ser indicador de insuficiencia ovárica prematura, más conocido como fallo ovárico precoz. Otros parámetros analíticos a tener en cuenta son las hormonas basales (FSH, LH y estradiol).

Método experimental

rejuvenecimiento ovárico

La estimulación mecánica de la parte más superficial del ovario es un método experimental para tratar la menopausia precoz. Hasta ahora se ha logrado que una pequeña proporción de pacientes jóvenes pueda reactivar parcialmente su función. Así, se consigue reanudar la producción hormonal del ovario y contar con la posibilidad de recuperar óvulos propios ante un fallo ovárico precoz. De entre las diferentes técnicas de rejuvenecimiento ovárico que se han utilizado en ensayos clínicos en los últimos años, el efecto de estimular la superficie del ovario a nivel mecánico parece ofrecer los mismos resultados, sin la necesidad de inyectar partículas o sustancias dentro del mismo.

Esta técnica puede realizarse únicamente en pacientes menores de 40 años que no tengan antecedentes de tratamientos previos que pudieran reducir la reserva ovárica. Los pacientes no deben haberse sometido a terapias o intervenciones que pudieran haber afectado a su fertilidad. Algunas de ellas son: la quimioterapia, la radioterapia pélvica o la cirugía ovárica, tanto de lesiones benignas (endometriosis, quistes dermatológicos) como de lesiones tumorales.

Recuperar el mayor número posible de óvulos

La técnica de estimulación mecánica requiere la realización de una pequeña intervención ambulatoria por laparoscopia. En la intervención se estimula mecánicamente la capa más superficial de los ovarios para intentar reanudar su función. De forma inmediata, se procede a la estimulación hormonal. Con este procedimiento se intenta recuperar el mayor número posible de óvulos. Siempre se recomienda asociar el tratamiento de fecundación in vitro al diagnóstico genético preimplantacional (DGP).

Gracias a esta técnica, Institut Marquès, centro médico especializado en casos de especial dificultad en ginecología y reproducción asistida, ofrece a las pacientes con menopausia precoz la posibilidad de intentar ser madres con material genético propio. Estas técnicas sólo han conseguido éxito en una pequeña proporción de pacientes.