¿Cómo afecta el micoplasma genital a la fertilidad femenina?

Con motivo del Día Mundial de la Salud Sexual, analizamos esta enfermedad, causada por una superbacteria que puede llegar a dejar infértiles a las mujeres que la padecen

Con motivo del Día Mundial de la Salud Sexual, analizamos esta enfermedad, causada por una superbacteria que puede llegar a dejar infértiles a las mujeres que la padecen.

Los problemas de fertilidad son algunas de las posibles consecuencias de sufrir determinadas Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS). Entre ellas, encontramos el micoplasma genital, que transmite la bacteria Mycoplasma genitalium y puede causar una enfermedad pélvica inflamatoria que daña las trompas de Falopio, igual que ocurre con otras ETS más conocidas, como la clamidia o la gonorrea.

¿Cómo se transmite?

El contagio por Mycoplasma genitalium se produce durante las relaciones sexuales vaginales, orales o anales sin preservativo, o a través de juguetes sexuales, manos o dedos que han tocado los genitales o el ano de otra persona infectada.

Por ello, la principal recomendación para evitarla, igual que en cualquier Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS) es practicar sexo de manera segura.

También hay que tener en cuenta que el micoplasma genital es una ETS silenciosa, ya que la mayoría de personas que contraen la infección no presentan síntomas, y por tanto, pueden estar afectadas y contagiar a otros durante muchos años, sin ser conscientes de ello.

¿Cómo detectarla?

Además del contagio a otras personas, si la enfermedad no se trata a tiempo, puede poner en riesgo la futura maternidad de la mujer.

Para comprobar si existe infección, se toman muestras de orina y de secreciones vaginales y se realiza un análisis específico. En caso de detectarse la enfermedad, el tratamiento se realiza a base de antibióticos y, para revisar la afectación de las trompas de Falopio, se lleva a cabo un examen radiológico.

¿Qué son los micoplasmas?

Son los gérmenes con capacidad de vida independiente más pequeños, ya que son microorganismos procariotas rodeados por una membrana, pero sin pared celular, de ahí su resistencia a los antibióticos que actúan generalmente sobre ella. Además poseen un genoma muy reducido que dificulta su biosíntesis y también su cultivo en el laboratorio.

Además del Mycoplasma genitalium, otros micoplasmas patógenos para el ser humano son el Mycoplasma pneumoniae, que produce infecciones respiratorias, y el Mycoplasma hominis y Ureaplasma urealyticum, que producen infecciones urinarias.