Efectos del Tratamiento Hormonal Sustitutivo

En los últimos años, el Tratamiento o Terapia Hormonal Sustitutiva (THS) ha sido objeto de polémica tras publicarse en el año 2002 un estudio americano que señalaba que su administración <aumentaba el riesgo de cáncer de mama y enfermedades cardiovasculares.  No obstante, posteriormente se supo que ese estudio tenía serias deficiencias, ya que había seleccionado a mujeres mayores de 60 años y con problemas cardiovasculares previos al mismo. Además, el único riesgo que señalaba era con un tipo de tratamiento (estrógenos equinos y un determinado gestágeno) que en España no se realiza.

De acuerdo con la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), la Sociedad Internacional para el Estudio de la Menopausia y la Sociedad Americana de Menopausia, la Terapia Hormonal es el tratamiento más efectivo para los síntomas que se producen en la mujer por la deficiencia de estrógenos.

Según las recomendaciones de estas sociedades científicas y nuestra propia experiencia, la Terapia Hormonal es eficaz en la prevención de la pérdida ósea asociada a la menopausia y disminuye la incidencia de todas las fracturas, incluyendo la vertebral y de cadera, incluso en pacientes de bajo riesgo.

La enfermedad cardiovascular es la principal causa de mortalidad en la mujer postmenopáusica La Terapia Hormonal tiene un efecto cardiovascular y metabólico favorable si es administrada precozmente y hasta los 60 años en mujeres sin patología previa, especialmente cuando se  administra por vía transdérmica.

La evidencia científica indica que la Terapia Hormonal con estrógenos a bajas dosis NO comporta un incremento de riesgo de cáncer de mama a largo plazo. En Terapia Hormonal combinada con gestágenos (por ejemplo progesterona) existe un discreto riesgo de cáncer de mama, menor de un 0, 1 por ciento al año, a partir del quinto año de uso.

Según los nuevos estudios, la TH podría prevenir la enfermedad de Alzheimer. Aunque este efecto preventivo no está suficientemente probado,  es una evidencia que la menopausia precoz es un factor de riesgo para desarrollar la enfermedad.

La Terapia Hormonal se asocia también con una reducción en la incidencia de enfermedades del endometrio. Mejora la sexualidad y la calidad de vida de la mujer y tiene también beneficios sobre el tejido conectivo, la piel, las articulaciones y los discos intervertebrales. Como ventaja añadida, las pautas de tratamiento actuales permiten a la mujer elegir si quiere o no seguir teniendo menstruaciones.

Por todo ello, en Institut Marquès consideramos que es el tratamiento aconsejado para combatir los síntomas asociados a la menopausia

Please rate this