El bosque de los embriones. Cada vez que nace un niño plantamos un árbol

 

Hace ya años que la trayectoria de Institut Marquès está íntimamente relacionada con el medio ambiente. No en vano son varios los estudios que, desde 2002, hemos elaborado para conocer mejor la calidad del semen y los efectos adversos que la contaminación ambiental tiene sobre la fertilidad. De hecho, somos los únicos que hemos llevado a cabo un estudio comparativo sobre la calidad del semen en España. Y, según nuestras investigaciones, los tóxicos (disruptores endocrinos) y la contaminación ambiental están directamente relacionados con el aumento de la esterilidad en las zonas más industrializadas.

bosque embriones

Después de demostrar el impacto que la contaminación tiene en la salud y en la fertilidad, Institut Marquès ha decidido aportar su granito de arena para luchar en la medida de lo posible contra esta preocupante tendencia. Por ello ha puesto en marcha El Bosque de los Embriones, un proyecto de Responsabilidad Social Corporativa en colaboración con la organización ecologista L’Escurçó, de Tarragona. Con su ayuda, estamos plantando un árbol por cada niño que ayudamos a nacer con nuestros procesos de Reproducción Asistida.

Este bosque, que va creciendo poco a poco gracias a todos nuestros pacientes, se encuentra en la montaña de la Mare de Déu de la Roca, en Mont-roig del Camp. Esta zona, cuyo epicentro es una ermita del siglo XIII que permite asomarse al paisaje del Baix Camp prácticamente a vista de pájaro, es famosa por haber sido el refugio estival de artistas como Joan Miró. De hecho, el pintor catalán dedicó toda una serie de cuadros a la Mare de Déu de la Roca, entre los que destaca “Mont-roig, Sant Ramon” (1916).

Queremos dejar un mundo mejor para los niños que ayudamos a nacer

El Bosque de los Embriones supone una segunda oportunidad para este hermoso paraje. En los años 90, un incendio asoló la zona y ahora Institut Marquès ayuda a repoblarla con miles de encinas, una por cada niño que nace.

Todo un símbolo de vida y (re)nacimiento por partida doble que quedará como legado para las generaciones futuras. Cada árbol está identificado con el nombre y la fecha de nacimiento del niño. Además, los padres pueden seguir la evolución del árbol plantado en honor a su hijo, puesto que reciben los datos con su geolocalización para que puedan visitarlo.

El Bosque de los Embriones es solo una muestra del compromiso de Institut Marquès. Ya en 2010 Institut Marquès esponsorizó la participación de Lluís Pallarès en la maratón del Polo Norte, el basurero del planeta. En esta competición, Pallarès corrió vestido de espermatozoide para concienciar sobre los efectos de la contaminación química en la fertilidad masculina.

Actualmente seguimos comprometidos con el medio ambiente, por ejemplo con la línea de investigación que estamos llevando a cabo sobre cómo los contaminantes atmosféricos influyen en el resultado de la FIV.