La modificación genética de embriones para investigar sobre la fertilidad (03/02/2016)

La ciencia nos ha permitido a lo largo de la historia conseguir la curación de numerosas enfermedades. En el campo de la genética, el avance ha sido trepidante. El próximo paso es poder subsanar una mutación o alteración genética puntual que podría dar lugar a una enfermedad grave así como poder averiguar más sobre la infertilidad de causa genética.

La ciencia nos ha permitido a lo largo de la historia conseguir la curación de numerosas enfermedades. En el campo de la genética, el avance ha sido trepidante. El próximo paso es poder subsanar una mutación o alteración genética puntual que podría dar lugar a una enfermedad grave así como poder averiguar más sobre la infertilidad de causa genética. Esto sólo se puede conseguir con embriones en estadio de desarrollo temprano. El Reino Unido acaba de autorizar a un equipo de expertos la manipulación genética de embriones con fines para la investigación.

La Dra. Esther Velilla, directora del Servicio de Biología de la Reproducción de Institut Marquès apunta que “las premisas para realizar los estudios aseguran la buena praxis y que no se pueda derivar en niños ‘a la carta’, como gran parte de la gente cree.”

Se trata de realizar los estudios antes de los 7 días de desarrollo in vitro y en ningún caso se permitirá transferirlos a mujeres en tratamiento de fertilidad. Un embrión a partir del sexto día de desarrollo necesita poder implantarse en el útero para seguir su desarrollo embrionario, de lo contrario empieza un proceso de atresia o degeneración.

Según la Dra. Velilla, “este tipo de investigaciones son necesarias para el avance del conocimiento actual, simplemente requieren una buena regulación y control por parte de los organismos oficiales”.