Querida y amable señora,

Quería escribirle para que supiera lo mucho que apreciamos su donación de ovocitos ya que nos ha permitido crear nuestra familia. Gracias a su generosidad, tenemos una hija llamada Rebecca que cumplió cincos años el pasado mes de enero y un hijo llamado Kylian que cumplió tres la última Pascua.

Estas Navidades, Rebecca fue elegida para representar el papel de Virgen María en su primera obra de teatro en el colegio. Sus habilidades innatas y aprendidas conmovieron los corazones de todo el público mientras cantaba al muñeco que hacía de Jesús como si fuera su propio bebé.

Nuestros hijos juegan juntos constantemente, disfrutando claramente de su compañía. Les encantan los juegos de ‘hacer creer’, las historias e interpretar roles de la vida diaria ¡Kylian puede que esté fabricando un avión con cojines en el suelo mientras que Rebecca se ocupa de servir la comida a los pasajeros Teddy y Dolly!

Se adoran el uno al otro igual que mi marido y yo les queremos a ellos. Ser madre de esta manera ha sido una experiencia increíblemente alegre para mí y me es imposible decir con palabras lo enormemente agradecida que le estoy. ¡Y dos veces!

Como familia, pensamos en usted y hablamos sobre usted. Nos referimos a usted como la ‘Señora amable’ y nos encantaría saber más sobre usted.

Espero que disfrute de los dibujos de los niños.

Con los mejores deseos para SU futura felicidad,

(Londres, Junio 2012)

Please rate this