La Esclerosis Múltiple no es un impedimento para el embarazo (10/07/16)

Durante el embarazo no existen riesgos adicionales para el feto, que puede desarrollarse sin problema en el vientre materno gracias a lo que se conoce como “tolerancia del sistema inmunológico”

Hoy se celebra una jornada muy especial en Cataluña, el Mulla’t per l’Escleròsi Múltiple que organiza la FEM (Fundación Esclerosis Múltiple). Muchas piscinas públicas y clubs deportivos de la comunidad catalana abren sus puertas para que la gente pueda solidarizarse con las más de 46.000 personas que sufren Esclerosis Múltiple en España nadando unos metros en las sus instalaciones. Las mujeres que padecen esta enfermedad, que mayoritariamente se diagnostica en edad adulta joven, pueden quedarse embarazadas sin mayor complicación de lo normal, aunque durante el proceso del embarazo hay que tener en cuenta algunos aspectos relacionados con ella.

Durante el embarazo no existen riesgos adicionales para el feto, que puede desarrollarse sin problema en el vientre materno gracias a lo que se conoce como “tolerancia del sistema inmunológico”, que propicia una desaparición de los brotes de la enfermedad durante los nueve meses de la gestación. No obstante, algunos de los síntomas que se padecen con la enfermedad (cansancio o estreñimiento) pueden agudizarse durante estos nueve meses. En cambio, durante el postparto, no es raro que aparezca algún brote (con más frecuencia en los primeros 6 meses), por lo que en estos momentos el apoyo familiar para cuidar del bebé es primordial.

La mayoría de los tratamientos están contraindicados durante el embarazo y la lactancia materna, por lo que “es muy importante realizar una visita de asesoramiento con el neurólogo y el ginecólogo antes de la gestación” afirma el Dr. Àlex Garcia-Faura, ginecólogo y director científico de Institut Marquès. En el momento de planificar el futuro a medio-largo plazo, las madres pueden encontrar un apoyo muy valioso en mujeres que ya hayan gestionado la enfermedad y la maternidad de manera simultánea.

Una de las preocupaciones más comunes de los padres con Esclerosis Múltiple es el riesgo que puede tener su futuro hijo de heredar la enfermedad. En este sentido, no tienen que preocuparse, ya que la esclerosis no es una enfermedad hereditaria. Lo que sí que se percibe es un ligero aumento de posibilidades de padecer la enfermedad en los casos de antecedentes familiares. Se calcula que, cuando uno de los dos progenitores tiene Esclerosis Múltiple, el riesgo de que los hijos desarrollen la enfermedad oscila entre el 1% y el 4%.