¿Qué música estimula más a tu bebé?

Ni pop ni rock. Los fetos, al igual que los recién nacidos, prefieren la música clásica y la tradicional

Ni pop ni rock. Los fetos, al igual que los recién nacidos, prefieren la música clásica y la tradicional. Así lo ha demostrado el estudio de Institut Marquès presentado en el congreso la International Association for Music and Medicine que se ha celebrado en Barcelona. Medios de comunicación de todo el mundo se han hecho eco del mismo.

Según la investigación, titulada Expresión facial fetal en respuesta a la emisión intravaginal, el estilo musical que provocó que un porcentaje más alto de fetos moviera la boca fue la música clásica (84%). La música tradicional fue el segundo estilo que generó más reacción, situando el pop-rock en tercer lugar (59%). En cuanto a los fetos que sacaron la lengua (protrusión), el orden fue el mismo. La música clásica consiguió un porcentaje más elevado (35%), por delante de la tradicional (20%) y el pop-rock (15%). Aunque el pop-rock es el estilo que menos reacciones provoca en los fetos, hay excepciones. Por ejemplo, el tema Bohemian Rhapsody, de Queen, o el instrumental Mna Na h’Eireann, interpretado por Sharon Corr (del cuarteto irlandés The Corrs).

Para realizar el estudio, los investigadores de Institut Marquès evaluaron 300 fetos de entre 18 y 38 semanas de gestación. Analizaron sus movimientos de la boca y la lengua de en respuesta a 15 canciones de tres estilos musicales diferentes: clásica (Mozart, Beethoven…), tradicional (villancicos, tambores africanos…) y pop-rock (Shakira, Queen…).

Es muy poco habitual que movimientos como los detectados en esta investigación, de movimiento de la boca y protusión, se produzcan de forma espontánea durante el segundo y tercer trimestre del embarazo. Solo un 3-5% de los fetos lo hacen sin estímulo alguno.

El estudio de Institut Marquès demuestra, por tanto, la importancia de la estimulación neurológica temprana. Conseguida por vía intravaginal, puede activar las vías cerebrales relacionadas con el habla y la comunicación. Para ello, se utiliza Babypod, un altavoz vaginal desarrollado por Institut Marquès. Estudios realizados por su equipo científico demuestran que los fetos no oyen sonidos del exterior a través del abdomen materno.

Please rate this