¿Conoces la calidad de tu semen?

Es una buena manera para saber cómo está tu salud reproductiva

Sus primeros pasos, su mirada tierna, la primera vez que te dice papá… ¡La experiencia de tener un hijo es especial! Y cada 19 de marzo el calendario nos recuerda que es el Día del Padre. Una fecha señalada que ellos celebran con sus hijos y que muchos están deseando hacer algún día.

La ilusión de ese momento hace que los hombres no se planteen si pueden ser padres o no. La infertilidad no la contemplan la mayoría de varones y aún sigue siendo un tema tabú.

¿Qué la provoca?

Además de los factores genéticos y los antecedentes médicos, la infertilidad masculina depende de otros elementos, como los tóxicos ambientales. Los productos químicos usados en la industria, la agricultura y el hogar interfieren en el desarrollo de los testículos y perjudican a la salud reproductiva, como demuestran los estudios que ha desarrollado Institut Marquès y que ha puesto de manifiesto ante la comunidad científica.

Estos tóxicos afectan a la calidad del semen. Incluso puede verse afectado desde el nacimiento, ya que estos llegan al embrión desde la sangre materna. Según los niveles que tenga la madre afectará de una manera u otra al bebé.

Consciente de esta realidad, Institut Marquès ha puesto en marcha varios estudios que demuestran una clara disminución de la calidad de los espermatozoides en los países desarrollados. Este es el caso de España, que registró en el 2017 la tercera tasa de natalidad más baja de Europa. Ese año se registraron 8,4 nacimientos por cada 1.000 habitantes. Esta cifra es muy menor que la media europea, que es de 9,9 nacimientos por el mismo número de habitantes.

Por ello, conocer la calidad del semen es un buen indicador para saber su estado y prevenir futuros problemas de fertilidad. Un seminograma, como así se conoce al análisis del semen, permite conocer su calidad y, además, prevenir futuros problemas. Una prueba efectiva para cuidar tu salud general y reproductiva.