Mes de la infertilidad: ¿Por qué no me quedo embarazada?

Ver noticias anteriores

Junio es el mes mundial de la infertilidad, una iniciativa cuyo objetivo es darle máxima difusión a aquella información imprescindible que todos deberíamos conocer para poder planificar con éxito nuestra maternidad y paternidad.

La situación más habitual en nuestras consultas es la de parejas que llevan más de un año intentando tener un hijo sin éxito. El grado de fertilidad de las personas es particular y condiciona la capacidad de conseguir el embarazo. Al cabo de un año de intentarlo, lo consiguen sólo la mitad y una de cada cinco lo logrará con ayuda médica. Además del grado de fertilidad, hay factores determinantes que todos deberíamos tener en cuenta si estamos pensando en buscar un embarazo:

La edad de nuestros óvulos no corresponde con la del DNI

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en España tenemos uno de los índices de natalidad más bajos del mundo y, además, las españolas tienen el primer hijo cada vez más tarde.

El retraso de la edad de la maternidad hace necesaria una evaluación precisa de la reserva ovárica, ya que a los 35 años quedan el 10% de los óvulos y, cuantos menos quedan, peor es su calidad. La fertilidad femenina disminuye con la edad, un declive que es más notorio entre los 10 y 15 años anteriores a la menopausia, con una merma en la cantidad y la calidad de los óvulos. Muchas mujeres lo descubren demasiado tarde.

Conociendo su edad ovárica real, las mujeres pueden decidir si quieren adelantar la maternidad, vitrificar sus óvulos o asumir que, si desean ser madres en el futuro, necesitará un tratamiento de reproducción asistida con óvulos de una donante.

Un simple análisis de sangre nos revelará cuál es nuestra reserva ovárica: se analizan los niveles de hormona antimülleriana (AMH) y se comparan con los establecidos como normales para cada edad. Institut Marquès ha realizado una revisión de las tablas de comparación de la AMH actualizando los parámetros para las mujeres españolas. Las propias interesadas pueden acceder a estas tablas y conocer de primera mano su edad ovárica real.

La importancia del factor masculino

En 6 de cada 10 parejas que recurren a tratamientos de reproducción asistida para ser padres, el semen presenta alteraciones de mayor o menor grado y la esterilidad masculina está asociada a más del 50% de los casos de esterilidad conyugal.

Institut Marquès ha sido pionero en el estudio de la calidad del semen de los españoles desmitificando las causas que clásicamente se atribuyen a este problema (el estrés, el alcohol o los pantalones apretados, por ejemplo) y demostrando que los tóxicos químicos son los auténticos causantes de la mala calidad del semen. Estos tóxicos afectan el desarrollo de los testículos en los fetos cuando una mujer está embarazada. El nivel de afectación varía mucho según la zona geográfica siendo mucho mayor en zonas industrializadas.

Afortunadamente, en los tratamientos de reproducción asistida existen diferentes técnicas que pueden ayudarnos a superar el factor masculino. En Institut Marquès disponemos de una unidad especializada en andrología que supervisa cada tratamiento.

Factores genéticos y reproducción asistida

La genética juega un papel primordial cuando buscamos embarazo. En primer lugar, el paso del tiempo provoca que a partir de los 37 años el riesgo de que los óvulos presenten anomalías cromosómicas aumenta de forma significativa. A partir de los 40 años hay pocas posibilidades de conseguir con éxito un embarazo por FIV con óvulos propios.

En pacientes con problemas de esterilidad causados por su edad se recomienda realizar un análisis genético a sus embriones tras una Fecundación In Vitro. El Test Genético Preimplantacional (PGT) está especialmente recomendado también en abortos de repetición, fallos repetidos en ciclos de Fecundación In Vitro o en casos con un factor masculino. Este análisis genético de los embriones nos permite seleccionarlos y transferir al útero materno, aquellos que no presentan anomalías cromosómicas.

Para llevar a cabo el PGT se realiza una biopsia del embrión. En el caso de los embriones en estadio de blastocisto, supone que debemos congelarlos para esperar el resultado de la prueba. En Institut Marquès ya ofrecemos el PGT Express que permite la biopsia y el análisis de todos los cromosomas cuando el embrión tiene tres días de vida. De esta forma es posible transferirlo sólo dos días después en fresco (sin congelarlo) cuando llega al estadio de blastocisto

Otras indicaciones para el Test Genético de los embriones es la de Pacientes con el cariotipo alterado (PGT-SR) o pacientes con enfermedades genéticas (PGT-M) que quieran tener hijos evitando el nacimiento de un niño afectado.

Endometriosis y fertilidad

La endometriosis puede dar lugar a alteraciones de la función reproductiva y a perjudicar la fertilidad de la mujer que la padece. Es la causa de infertilidad del 25% de nuestros pacientes. Los mecanismos por los cuales la endometriosis produce infertilidad son controvertidos y dependen, en parte, del grado de afectación.

La endometriosis se produce cuando células del tejido del endometrio, que recubre la cavidad uterina, crece fuera de él y se desarrolla en otros órganos. Este tejido puede romperse y provocar sangrados, afectando más comúnmente los ovarios, las trompas de Falopio y el intestino. Es una enfermedad crónica benigna que puede, en algunos casos y en determinados momentos, resultar muy dolorosa. El tratamiento con anticonceptivos o con hormonas que interrumpen el período menstrual permite ralentizar la evolución y paliar los síntomas de la enfermedad.

Siempre que sea posible, evitar la cirugía ayuda a preservar la función ovárica y la fertilidad de las pacientes que padecen endometriosis. Pero si es imprescindible optar por esta opción, hay que recordar que, aún en manos expertas, la cirugía disminuye la reserva ovárica. Por este motivo se recomienda en mujeres que quieran ser madres, que valoren la posibilidad de vitrificar ovocitos antes de proceder a este tipo de intervenciones.