Ver noticias anteriores

Test Genético Preimplantacional (PGT) No Invasivo: Es necesario seguir investigando

El análisis cromosómico de embriones no invasivo es una técnica que aún resulta poco fiable.

Conseguir un niño sano en casa es nuestro objetivo. El tratamiento de Fecundación In Vitro (FIV) junto con el Test Genético Preimplantacional (PGT) es la técnica que permite acortar el tiempo al máximo hasta el embarazo, ofreciendo las mejores tasas de éxito. El PGT consiste en analizar el contenido genético de los embriones para diferenciar los cromosómicamente normales de los que presentan anomalías cromosómicas.

Para realizar este análisis se requiere de ADN embrionario. Éste se obtiene de la biopsia de una o de unas pocas células de estos embriones, es decir se extraen de su interior para analizarlas. Según algunos autores, debido al carácter invasivo de la biopsia, esta podría afectar la capacidad de éxito de estos embriones biopsiados. Sin embargo, cuando la biopsia se realiza por embriólogos expertos, no se han observado diferencias en el desarrollo ni en el potencial de implantación de los embriones.

Recientemente, se ha descubierto que el medio donde se cultiva el embrión contiene, entre otros componentes, ADN que podría provenir del propio embrión. Por este motivo, se está investigando la posibilidad de realizar el PGT analizando este ADN libre del medio de cultivo. Se ha denominado PGT No Invasivo a este nuevo procedimiento. Los resultados obtenidos hasta ahora demuestran que todavía es necesario seguir investigando en el campo del PGT No Invasivo debido a la baja fiabilidad y exactitud de los resultados y al desconocimiento del origen de este ADN libre en el medio de cultivo.

 

Parece que el PGT No Invasivo da lugar a una cantidad importante de falsos positivos, lo que significa que se podrían diagnosticar embriones como anormales cuando realmente son embriones viables. Esta falta de concordancia entre el resultado del análisis del ADN libre en el medio de cultivo y el contenido cromosómico del mismo podría ser explicado por el origen de dicho ADN. Diversos autores postulan que el ADN libre proviene de células lisadas (rotas) o apoptóticas (células que sufren una muerte celular programada), de esta manera podríamos estar analizando un ADN que no sería representativo del contenido cromosómico de las células del embrión.

Sin lugar a dudas, llegar a realizar un diagnóstico genético de los embriones de la forma más sencilla es el futuro de los tratamientos de reproducción asistida. Sin embargo, hasta que no se consiga conocer el origen del ADN embrionario en el medio de cultivo y los resultados que se originen del análisis de éste no sean fiables, deberíamos ser cautos con la aplicación de la nueva técnica conocida como PGT No Invasivo.