Coaching para gestionar las emociones en el proceso de reproducción asistida

Buscar un hijo conlleva muchas emociones, a veces difíciles de gestionar. Por eso, Institut Marquès cuenta con un servicio de coaching de fertilidad en español, francés, inglés e italiano para aquellos pacientes que quieran un acompañamiento emocional durante el proceso de Reproducción Asistida

Buscar un hijo conlleva muchas emociones, a veces difíciles de gestionar. Por eso, Institut Marquès cuenta con un servicio de coaching de fertilidad en español, francés, inglés e italiano para aquellos pacientes que quieran un acompañamiento emocional durante el proceso de Reproducción Asistida.  La colaboradora de Institut Marquès, Stéphanie Toulemonde, nos explica cómo ayuda el coaching emocional de fertilidad a vivir el proceso de reproducción asistida de manera positiva y relajada:

¿En qué consiste el coaching emocional de fertilidad?

Buscar un hijo conlleva muchas emociones, a veces difíciles de gestionar. Sobre todo cuando se tiene que recurrir a la reproducción asistida. El coaching de fertilidad tiene un enfoque muy práctico. Se basa en herramientas y ejercicios prácticos para gestionar mejor todas las emociones que surgen. Puede ayudar a relajarse durante el proceso, a comunicar mejor con el entorno (pareja, amigos, familia), a no centrar toda su vida en la búsqueda de bebé o a tomar decisiones difíciles.

Como coach de fertilidad, acompaño a los pacientes hacia la confianza y el bienestar emocional. Les ayudo a vivir el proceso de manera más serena y positiva.

¿Cuál es la dinámica que siguen las sesiones y qué aspectos concretos se abordan en ellas?

El coaching se centra en el momento presente y se adapta totalmente a la persona. Así, cada coaching es diferente.

En la primera sesión, fijamos juntos objetivos generales. Luego, cada sesión tiene su propia agenda en función de las etapas y de las emociones que surgen – sin perder nunca de vista los objetivos generales.

Mi trabajo como coach se basa en una escucha empática y activa (a través de preguntas de reflexión) y muchos ejercicios prácticos.

Entre sesiones, la persona tiene “deberes” para llevar a la práctica lo que hemos visto juntos. Lo que pasa entre dos sesiones es muy importante. La dimensión práctica es fundamental en el coaching.

¿Qué métodos pueden seguirse para vivir el proceso de reproducción asistida de manera positiva?

El coaching sirve justamente para identificar los recursos propios de la persona y aprender a utilizarlos para abordar una situación complicada. Por este motivo lo que vale para una persona no valdrá para otra, pero hay tres consejos generales que creo son básicos para empezar:

El primer consejo es reconectar con el cuerpo y cuidarlo, mimarlo a diario. Nuestro bienestar emocional depende mucho de nuestro bienestar físico. Buena higiene de vida, ejercicio físico, relajación, masajes: ¡todo vale para sentirnos más fuertes física y anímicamente!

El segundo, aceptar las emociones y permitirse vivirlas. Es muy natural sentir emociones como miedo, enfado, tristeza o incluso celos. Es importante identificar estas emociones y sobre todo, aceptarlas y vivirlas. Negarlas o rechazarlas solo las harían crecer.

Y, por último, no hacer del proceso de reproducción asistida el centro de su vida. Es imprescindible tener proyectos para uno mismo o para la pareja, fijarse objetivos más allá de la búsqueda de embarazo.

¿Cuáles son los momentos clave en un proceso de coaching emocional de fertilidad?

Todos los momentos tienen una carga emocional importante. Primero, hay que prepararse bien, tanto física como emocionalmente, unas semanas o meses antes de los tratamientos. Así se podrán abordar de manera más serena y positiva.

Luego, cada etapa del proceso trae emociones diferentes (fase de estimulación ovárica, punción, transfer de embriones o inseminación, beta-espera). Es importante abordar estas etapas una por una, sin proyectarse excesivamente en la siguiente.

Y por supuesto, si el resultado es negativo, el acompañamiento emocional es más importante aún: además de la tristeza y la decepción, muchas veces las personas se sienten muy solas y es vital que se sientan acompañadas.

¿El acompañamiento acaba una vez logrado el embarazo?

Depende de las personas y de las situaciones, pero muchas veces los pacientes quieren seguir con el proceso de coaching durante unas semanas.
Una vez logrado el embarazo tan deseado, la alegría es inmensa pero el miedo y la ansiedad pueden seguir muy presentes, hasta la primera ecografía, las 12 semanas o incluso más adelante.

El coaching puede ayudar a vivir estas primeras semanas de embarazo de manera más serena.