Las tres C sobre los espermatozoides que debes conocer… y algunos datos curiosos

Como expertos en andrología, son muchas las preguntas que nos hacen los pacientes sobre el funcionamiento de los espermatozoides, que hemos resumido en tres preguntas que empiezan por “C”

El espermatozoide es el gameto masculino cuya función es formar un cigoto tras la fusión con el óvulo.

Como expertos en andrología, son muchas las preguntas que nos hacen los pacientes sobre el funcionamiento de los espermatozoides. Hemos querido resumirlas en tres preguntas que empiezan por “C”:

¿Cuántos?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que el valor de concentración considerado normal actualmente es de 15 millones de espermatozoides por cada mililitro de eyaculado.

De acuerdo con estudios científicos realizados por Institut Marquès, el deterioro de la fertilidad masculina viene dado principalmente por la contaminación industrial. Los disruptores endocrinos procedentes de la cadena alimentaria, especialmente en zonas industrializadas, tienen una gran influencia. Éstos hacen que las embarazadas traspasen elevados niveles de estrógenos a los fetos varones, afectando al desarrollo del testículo fetal. Esta afectación se traslada a la calidad del semen.

¿Cuándo?

A diferencia de las mujeres, que tienen un número de óvulos limitado desde su nacimiento, los hombres producen nuevos espermatozoides de por vida. Así es como conservan su fertilidad. Con el paso del tiempo, sin embargo, puede aumentar el grado de fragmentación del ADN. Este aumento es una de las causas de infertilidad o de abortos de repetición.

Para escoger a los espermatozoides más sanos, Institut Marquès ha incorporado en su laboratorio la última tecnología en el análisis del esperma, el chip Fertile, dispositivo patentado por la Harvard University Medical School & Massachusetts Institute of Technology (MIT). Este dispositivo simula el tránsito que realizan los espermatozoides en el aparato genital femenino. Así,se consigue el objetivo de seleccionar a los mejores y más sanos.

¿Cómo?

El “viaje” de los espermatozoides hasta el óvulo es complejo. El recorrido abarca una distancia de aproximadamente veinte centímetros y dura un promedio de una hora hasta llegar al útero. La velocidad a la que avanza cada espermatozoide depende de su morfología, especialmente la del flagelo, el largo apéndice que le da movilidad. ¿Y de qué forma se orientan hasta llegar a fecundar el óvulo? Gracias al propio sistema genital femenino. Durante todo el viaje conduce a los espermatozoides tanto químicamente, atraídos por la oxitocina, como mecánicamente, gracias a las contracciones del útero.

En el ámbito de la reproducción asistida, la fecundación de los óvulos puede realizarse mediante dos técnicas. La más idónea depende del análisis previo realizado a cada paciente:

La primera es la fecundación in vitro convencional: consiste en inseminar cada ovocito con unos 100.000 espermatozoides móviles para que uno de ellos, al azar, penetre en su membrana.

En cambio, mediante la segunda, denominada inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), se introduce un solo espermatozoide dentro del citoplasma del óvulo. ¿Y cómo elegir el mejor espermatozoide? En Institut Marquès utilizamos la técnica IMSI. Con ella podemos ver los gametos masculinos a 16.000 aumentos y seleccionar el más adecuado para fecundar, con él, el óvulo por microinyección (ICSI).

¿Sabías que…

…el espermatozoide más grande del mundo es el de una diminuta mosca de la fruta? 

Los gametos masculinos de los machos de la especie Drosophila bifurca superan los 2 centímetros de longitud. Es 600 veces mayor que animales tan grandes como un hipopótamo, que tienen espermatozoides de sólo 0,033mm, y 300 veces mayor a los de un humano, que miden aproximadamente 0,07mm.